Alimenta tu fertilidad

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la infertilidad es «una enfermedad del aparato reproductor definida por la imposibilidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de relaciones sexuales sin protección regular»

Una de las causas principales del aumento en los problemas de fertilidad se debe a la adopción de malos hábitos alimentarios, incrementando así el número de personas con malnutrición

El 40% de los casos de infertilidad se deben a problemas masculinos, otro 40% a femeninos y el 20% a causas mixtas o desconocidas. 

 

 

Una de las causas principales de este aumento en los problemas de fertilidad se debe a la adopción de malos hábitos alimentarios, incrementando así el número de personas con malnutrición. Estar por debajo o por encima del peso saludable afecta a la fertilidad teniendo repercusiones en el sistema hormonal, comprometiendo a los órganos reproductores. Pero el peso no lo es todo, desajustes hormonales, Síndrome de ovario poliquístico (SOP), endometriosis, diabetes, etc. Pueden estar detrás del problema para conseguir el embarazo. 

 

“Las causas de la infertilidad pueden ser múltiples y deben ser tratadas de una forma multidisciplinar”

 

¿Una cuestión de peso?

 

El peso bajo en la mujer puede producir problemas ovulatorios, ciclos irregulares incluso amenorrea. Por el contrario, un alto peso también puede provocar problemas en la fertilidad femenina. Puede contribuir a los problemas de ovulación y a los períodos menstruales irregulares. También contribuye a una menor respuesta a los tratamientos para la infertilidad y a los abortos espontáneos, preclamsia y diabetes gestacional entre otros.  

El bajo peso en hombres, aunque faltan estudios, puede causar un descenso en el recuento y actividad espermática. Así como un alto peso está relacionado con una peor calidad y movilidad espermática.  

Un dietista-nutricionista experto en fertilidad y salud hormonal puede ayudarte a mejorar tu alimentación y a conseguir un peso correcto, si es necesario, ya que es un factor clave para mejorar la fertilidad y tus posibilidades de concebir.

¿Qué puede hacer la nutrición?

 

En todas las etapas de nuestra vida es fundamental alimentarnos de forma correcta pero ahora es clave comer saludable, descansar, dormir bien, realizar ejercicio físico, etc.

Siento decirte que no existe una dieta milagrosa ya que ningún alimento o varios tomados de forma aislada van a mejorar nuestra fertilidad, pero sí que una alimentación bien planificada, equilibrada, cambio de hábitos, mejora del sueño y realizar ejercicio físico pueden ayudarte a conseguir lo que tanto deseas. 

Lo que sí puedo contarte es que hay ciertos “productos” que empeoran nuestra fertilidad, influyen en nuestro ciclo menstrual y también en el estado de ánimo. Estos son los productos procesados ricos en grasas de mala calidad y azúcares, alimentos procesados, harinas refinadas, alcohol, bebidas azucaradas. En definitiva, alimentos inflamatorios.  

La clave es aprender a qué alimentos tengo que escoger para aportar a mi cuerpo todos los nutrientes y vitaminas necesarias para evitar carencias nutricionales

 

  • Aumenta el consumo de agua. Suena típico, pero estamos muy por debajo de la cantidad diaria necesaria. Es importante mantener una buena hidratación.
  • Elige frutas y verduras frescas de temporada. Se aconseja consumir una ración de verdura cruda al día y la fruta siempre entera (evita zumos, también los naturales)
  • Come antioxidantes. La fruta y la verdura aportan nutrientes que son esenciales en esta etapa, nos ayuda a promover los tejidos reproductivos y potenciar la fertilidad.  Recuerda tomar todos los días.
  • Se aconseja el consumo de cereales integrales. Evitando el consumo de cereales refinados.
  • Lleva una alimentación antiinflamatoria rica en Omega3, frutos secos, aceite de oliva, semillas, aguacate y evitemos alimentos inflamatorios (harinas refinadas, grasas malas…).
  • Las legumbres son un alimento excelente, contienen proteína de alto valor biológico por lo que si buscas embarazo es importante consumirlas todas las semanas.
  • Come proteína de calidad, carnes blancas, pescado blanco y azul y huevos. Si por el contrario no tomas proteína animal también podemos ajustar la alimentación para que sea saludable.

 

 

¿Sabías que desde Instituto YEM podemos ayudarte? Pide cita con nuestras nutricionistas y recibe la ayuda para estar más cerca de tu positivo.

más
articulos

Inicia Sesión